Sustancias Químicas | 02/01/2019

Efectos del Mercurio en la Salud de las Personas

Efectos del Mercurio en la Salud de las Personas

El mercurio es un metal que se encuentra en forma natural en el Medio Ambiente y está presente en tres formas: mercurio metálico, mercurio inorgánico y mercurio orgánico. A pesar de que el mercurio es altamente tóxico para la salud de las personas, existe una gran variedad de productos que tienen mercurio añadido que son utilizados en hospitales, hogares y lugares de trabajo.

El mercurio inorgánico y metálico es usado en productos como termómetros, barómetros, amalgamas dentales, ampolletas. El mercurio orgánico corresponde principalmente a metilmercurio, este se produce a partir de otras formas de mercurio por acción de los microorganismos y por procesos naturales que ocurren en ríos, lagos y el océano. El metilmercurio es altamente tóxico y de especial preocupación, ya que se bioacumula y biomagnifica en los peces, traspasándose a las personas que se alimentan de pescados contaminados con mercurio (atún, jurel, pez espada, entre otros).

Formas de exposición de las personas al mercurio

Debido a que el mercurio se encuentra en forma natural en el medio ambiente, todas las personas están expuestas a bajas concentraciones de mercurio presentes en la comida, el suelo, aire y agua. No obstante, existen algunas personas que pueden estar expuestas a altas concentraciones de mercurio, especialmente aquellas que consumen semanalmente altas cantidades de pescados y mariscos contaminados con mercurio.

Las personas que utilizan mercurio metálico en faenas de extracción de oro artesanal o producción de joyas, pueden estar expuestas a altas concentraciones de mercurio. Además si sus ropas e implementos de trabajo no son limpiados apropiadamente, pueden transportar restos de mercurio a sus hogares, exponiendo a sus familias. Los trabajadores de industrias que utilizan mercurio para producir dispositivos como termómetros, switches y reles eléctricos, barómetros, ampolletas, etc. pueden estar expuestos al mercurio inorgánico y metálico.

Es posible que las personas puedan estar expuestas al mercurio, si habitan en sectores cercanos a sitios contaminados con mercurio o si habitan zonas cercanas a vertederos donde se disponen sin control residuos de productos que tienen mercurio añadido.

Algunas personas pueden estar expuestas al mercurio que se libera desde las amalgamas dentales, ya que estas contienen en promedio 50% de mercurio metálico, 35% de plata, 9% de estaño y 6% de cobre. Dependiendo de la cantidad de amalgamas que tenga la persona, estas podrían llegar a contribuir a más del 75% de la exposición diaria al mercurio.

Otra forma de exposición al mercurio, es cuando en los hogares u hospitales se rompen productos que contienen mercurio y que liberan vapores de mercurio metálico como: termómetros, ampolletas, barómetros o baterías.

Tests para medir la exposición al mercurio

La determinación de la exposición al mercurio debe ser realizada por profesionales especialistas y en instalaciones que cuenten con el equipamiento adecuado, por lo que debe ser realizada por trabajadores de la salud que cuenten con entrenamiento en toma de muestras, y por analistas con experiencia en la determinación de mercurio en muestras biológicas.

Los test para determinar exposición al mercurio se realizan en muestras de sangre, leche materna, orina y pelo. Sin embargo, estos test no entregan información sobre la fuente del mercurio (pescados, aire, suelo, etc.).

Los test en orina sirven para determinar posibles efectos causados por exposición a vapores de mercurio metálico y a formas de mercurio inorgánico. Los test en sangre y pelo sirven para determinar efectos por exposición a metilmercurio.

Los test en sangre se consideran útiles si la muestras han sido tomadas un pocos días después de ocurrida la exposición, ya que la concentración de la mayoría de las formas de mercurio en sangre, se reducen a la mitad cada tres días (una vez detenida la exposición).

Los test en sangre y orina resultan útiles para evaluar la exposición al mercurio por periodos cortos de tiempo. Para medir exposición a metilmercurio son útiles solo los tests en muestras de cabello, y se pueden determinar la exposición al mercurio ocurrida hace mes o años atrás.

Efectos en la salud del mercurio

Las personas que han estado expuestas a altas concentraciones de mercurio pueden presentar efectos negativos en el sistema nervioso, ya que este es muy sensible al mercurio. Los síntomas pueden ser irritabilidad, nerviosismo, cambios en la visión, descoordinación muscular, pérdida de memoria, entre otros.

Los efectos negativos en la salud que se pueden originar por la exposición al mercurio dependerán del tiempo de exposición, la concentración y forma del mercurio al que las personas han estado expuestas. A continuación un detalle de los principales efectos en la salud de la exposición al mercurio.

Efectos en la salud causados por la exposición a periodos largos (meses) a vapores de mercurio

  • Ansiedad
  • Pérdida de apetito.
  • Temblores
  • Anorexia
  • Trastornos del sueño.
  • Fatiga
  • Cambios en la visión.

Efectos en la salud causados por la exposición a periodos cortos (horas) a altas concentraciones de vapores de mercurio

  • Nauseas
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Dolor de cabeza
  • Irritación de los ojos
  • Dolor de pecho
  • Tos
  • Dificultad para respirar

¿Cómo reducir la exposición al mercurio?

Cuando sea posible, sigue las siguientes recomendaciones que te ayudarán a reducir la exposición a altas concentraciones de mercurio.

  • Evita utilizar en tu hogar productos que tengan mercurio añadido. Además, se debe evitar que los niños jueguen con productos como termómetros, baterías, ampolletas, tubos fluorescentes.
  • Si en tu hogar se rompe un producto que tiene mercurio, aleja a tus hijos del lugar y ventila de inmediato, abriendo ventanas y puertas. Luego, usa guantes y recoge el producto derramado almacenándolo en una bolsa plástica.
  • Si dispones de los medios, evita usar amalgamas dentales.
  • Sigue las recomendaciones de las autoridades, sobre la frecuencia de consumo de pescados que bioacumulan mercurio (atún, jurel, pez espada, etc.).
  • Evita usar en prácticas religiosas productos que contienen mercurio como el azogue.
  • No uses medicinas naturales que contengan mercurio (algunas medicinas naturales para el dolor de estómago contienen mercurio).

Fuente

  1. https://www.atsdr.cdc.gov/ToxProfiles/tp.asp?id=115&tid=24
Compartir en:

Suscríbete a Ambiental Data

Recibe mensualmente información ambiental de calidad