Sustancias Químicas | 04/06/2019

Qué hacer si se Rompe un Termómetro de Mercurio en tu Hogar

Qué hacer si se Rompe un Termómetro de Mercurio en tu Hogar

Tal como hemos comentado en otras publicaciones, el mercurio es un elemento químico que no tiene una función biológica conocida, es altamente tóxico y puede producir severos daños en la salud de las personas y en el medio ambiente. No obstante, en el hogar se utilizan a diario muchos productos con mercurio añadido, estos productos pueden ser ampolletas, termómetros, interruptores eléctricos, baterías, etc. Entre todos estos los termómetros de mercurio son los que presentan un mayor riesgo, ya que se usan en forma frecuente y una vez que se rompen, el mercurio que está contenido en ellos se puede evaporar y afectar el hogar y a las personas que están cerca.

Debido a lo anterior te entregamos una serie de recomendaciones para implementar en tu hogar, si se rompe un termómetro que contiene mercurio.

Nunca debes hacer esto si se rompe un termómetro de mercurio

  • Aspirar los restos del termómetro con una aspiradora o un instrumento similar. Esta acción podría evaporar el mercurio y aumentar el riesgo de exposición de las personas que se encuentran en el hogar.
  • Usar agua para limpiar el mercurio derramado. Esto podría esparcir el mercurio y aumentar la magnitud del problema.
  • Permitir que los niños u otras personas se acerquen al lugar o manipulen los restos del termómetro que se ha roto.
  • Agregar productos químicos de limpieza. Los productos químicos podrían reaccionar con le mercurio produciendo otros compuestos químicos peligrosos.
  • Utilizar una escoba para limpiar el mercurio y los restos del termómetro. Esta acción podría esparcir el mercurio disgregandolo en pequeñas gotas, con lo que aumentaría la magnitud del problema.
  • Vertir el mercurio o los restos del termómetro en el desagüe. Esto podría acumular el mercurio en las cañerías y causar problemas a futuro.

Lo que si es recomendable hacer si se rompe un termómetro de mercurio

  • Abrir ventanas y puertas para ventilar el lugar.
  • Usar guantes o proteger las manos con una bolsa plástica.
  • Proteger la nariz con una mascarilla o un elemento similar.
  • Juntar lentamente con una toallas de papel todas las partes de vidrio rotas y el mercurio derramado.
  • Almacenar la toalla de papel con los restos de mercurio y vidrio en una bolsa de plástico.
  • Utilizar un gotero o una jeringa para succionar las gotas de mercurio que puedan haber quedado esparcidas.
  • Poner el gotero o jeringa con mercurio en la bolsa de plástico que contiene la toalla de papel.
  • Cerrar la bolsa plástica con cinta adhesiva y guardarla en otra bolsa de plástico, para aumentar la seguridad.
  • Si tiene disponible azufre en polvo y aun permanecen pequeñas gotas en el sitio del derrame, es recomendable agregar el azufre en polvo sobre las gotas de mercurio. El azufre reacciona con el mercurio para producir Cinabrio (compuesto no peligroso) y también ayuda a evitar que el mercurio se evapore.
  • Cuando sea posible entregue la bolsa plástica que contiene el mercurio y los restos del termómetro a las autoridades de salud o a un gestor de residuos peligrosos.

Si necesitas mas información sobre este asunto, te recomendamos visitar la página de la EPA donde hay mayores antecedentes sobre este asunto:

https://www.epa.gov/mercury/what-do-if-mercury-thermometer-breaks

 

 

 

Compartir en:

Suscríbete a Ambiental Data

Recibe mensualmente información ambiental de calidad